El Día 27 (1957) Vose

4.3
(4)

TÍTULO ORIGINAL: The 27th Day
DIRECTOR: William Asher
AÑO: 1957
DURACIÓN: 75 minutos
PAÍS: Usa
GUIÓN: John Mantley y Robert M. Fresco
MÚSICA: Mischa Bakaleinikoff
FOTOGRAFÍA: Henry Freulich (B&W)
PRODUCTORA: Romson Productions
GÉNERO: Ciencia-Ficción

REPARTO: Gene Barry, Valerie French, George Voskovec, Arnold Moss, Stefan Schnabel, Ralph Clanton, Friedrich von Ledebur, Paul Birch, Azemat Janti

SINOPSIS (by,Oxkarth): Los habitantes de un planeta muy lejano a nuestro Sistema Solar, saben que su mundo está próximo a sufrir un cataclismo que hará la vida imposible en él. Deciden entonces ocupar la Tierra, eliminando a sus habitantes; pero como su “código ético” les impide utilizar la fuerza, raptan a cinco terrestres de diversos países y “obsequian” a cada uno de ellos con una pequeña caja que contiene tres cápsulas. Cada una de esas cápsulas tiene poder destructivo para eliminar la vida humana (sin dañar el entorno), en un radio de 2.500 kilómetros. Les dan instrucciones de como usarlas, y les devuelven a la Tierra. Es cuestión de esperar… 27 días.

COMENTARIO (by.Oxkarth): Original argumento el que nos presenta esta película, bien estructurado y desarrollado… si bien peca de un maniqueísmo exagerado que llega a ser vergonzante.

En muchas películas de SF estadounidenses de los años cincuenta y sesenta, podemos adivinar tras la “amenaza del espacio exterior”, el verdadero objeto de los miedos de la sociedad americana: el pánico nuclear que se extendió durante todo el período de la Guerra Fría. A ese pánico había que ponerle un rostro; y ese rostro fue el de la Unión Soviética. Así, detrás de cada marciano tentacular que aparecía en la pantalla, se transparentaba el “malvado comunista al acecho” que atentaba contra el “american way of life”.

Pero se trataba de símbolos, de “parábolas”… en “El día 27” sin embargo, no hay parábola que valga: los rusos aparecen con todos sus arreos y uniformes militares “a rostro descubierto”, y dispuestos a utilizar las famosas capsulitas para dejar los Estados Unidos como el desierto de Gobi.

Volvamos al principio: los extraterrestres pretenden que sea la propia humanidad la que utilizando “su regalo” unos contra otros, les dejen el planeta limpio de “polvo y paja”, y listo para ser ocupado por los de su parentela. Y claro, uno piensa (como cualquiera con dos dedos de frente), que lo mejor que se puede hacer con el artefacto en cuestión es tirarlo a algún sitio profundo y apartado y olvidar el asunto.

Pero es que luego viene la segunda jugada de los alienígenas. Ocupan todas las líneas radiofónicas y de televisión para decir en los cinco continentes los nombres y apellidos de las personas que tienen en su poder los aparatitos y para qué sirven éstos. Lo que se nos antoja que no es “jugar limpio” (que es de lo que presumían estos extraterrestres tan “éticos”). Porque lo que hubiera sido un asunto de conciencia de cada uno de los depositarios, se convierte en pánico mundial y en una “caza y captura” de nuestros cinco protagonistas.

El “maniqueísmo” citado, llega a su punto culminante cuando vemos que al militar ruso, en su país, le someten a torturas tanto físicas como mentales hasta conseguir averiguar la utilización de la cajita; y más tarde vemos que al científico alemán (que está en ese momento en un hospital de EEUU), pretenden convencerle “por las buenas” para que confiese la misma cuestión. Algo así como “Ande, sea usted amable, cuéntenoslo, “porfa”…). Y vemos con sonrojo, como después de que un alto cargo militar americano ha pretendido sonsacar al alemán sin ningún resultado, aparece una enfermera con un refrescante batido y se lo da al reluctante científico, que exclama muy contento: “¡¡¡Chocolate!!!. Pero… ¿se creen que somos tontos?

A todo esto, la mujer china se ha hecho el “hara-kiri”, así, literalmente, para que no le compliquen la vida, se supone. Y el americano con la inglesa se han escondido en un cuarto de donde sólo salen prácticamente al final de la película.

Y bueno, no voy a contar más, solo decir que la cinta se hace interesante; y que si perdonamos a los guionistas por presentarnos unos “malos” tan malos; y unos “buenos” de cuento de hadas, podemos pasar un buen rato. Ah, y decir para terminar, que el desenlace de la historia, también es “de cuento de hadas”.

IDIOMA: VOSE
PESO: 747 Mb.

DESCARGA DEPOSITFILE

Califica esta película

Click en las estrellas para votar!

Puntuación media 4.3 / 5. Recuento de votos: 4

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en hacerlo




4 Comments

  1. Noafredy 07/05/2020
  2. Oxkarth 22/02/2013
    • maxiblueyes 23/02/2013
  3. maxiblueyes 21/02/2013

Leave a Reply

contador gratuito